Foto Banner de la Página

¿Qué es el Sindrome de Fatiga Crónica

El Síndrome de la Fatiga Crónica- Encefalomielitis Miálgica (SFC-EM) es una enfermedad neuro-endocrino-inmunológica, que implica un importante desarreglo bioquímico, causa una gran fatiga física y mental que no se alivia con descanso, e implica intolerancia a la actividad física (que provoca un malestar muy prolongado, de días, semanas o, incluso, meses, tras un esfuerzo). El IOM de USA ha propuesto en 2015 un nuevo nombre: Enfermedad Sistémica de Intolerancia al Ejercicio.

¿CUÁL ES LA CAUSA?

En la actualidad no se conoce la causa aunque existen diversas teorías entre las que se encontrarían: agentes infecciosos, agentes toxicos, inmunología, fallo mitocondrial.

¿ES MUY FRECUENTE?

Se desconocen los casos que puede haber en España pero a nivel mundial se acepta una prevalencia entre el 0,2 y el 0,4% de la población general. Dentro de estos, un 25% sufrirá una forma muy severa de la enfermedad.

¿QUÉ PERFIL TIENEN LOS PACIENTES?

Principalmente afecta a adultos jóvenes entre 20 y 40 años, aunque también puede darse en niños y ancianos, siendo 2-8 veces más frecuente en mujeres.

¿QUÉ SINTOMAS PRESENTA?

  • Agotamiento profundo e incapacitante.
  • Dificultad para concentrarse y deterioro de la memoria inmediata.
  • Síntomas gripales: dolores articulares y musculares, garganta irritada, dolor de cabeza, ganglios linfáticos doloridos.
  • Malestar tras el ejercicio: empeoramiento de los síntomas después del ejercicio físico o mental, que se produce pasadas de 12 a 48 horas y que requiere un largo periodo para su recuperación. Es una característica distintiva de la enfermedad.
  • Los síntomas del SFC son muy variables y su intensidad fluctúa. Esto dificulta el tratamiento y el manejo de la enfermedad por parte del paciente. La mayor parte de los síntomas son invisibles y no provocan un aspecto de persona enferma, lo cual hace difícil para el entorno del enfermo comprender la gran diversidad de efectos debilitantes que el enfermo sufre.

¿EXISTE ASOCIACIÓN CON OTRAS ENFERMEDADES?

Se calcula que un 30% cumple criterios de fibromialgia, y un gran número de casos convive con sensibilidad química múltiple.

¿CÓMO ES LA EVOLUCIÓN?

Principalmente en forma de brotes de intensidad variable aunque suelen ser regulares e incluso con ritmo estacional, siendo raro que las fases entre los brotes sean completamente asintomáticas y siempre el paciente mantendrá su actividad por debajo del 50% de la previa a la enfermedad. Se estima que la remisión completa apenas alcanzaría el 5% de los casos, manteniéndose el debate respecto a este dato. En sólo un 25% de los casos habría un progresivo empeoramiento.

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA?

El diagnóstico es clínico, no existe ninguna prueba específica. Se utilizan los criterios de Fukuda basados en la presencia de fatiga crónica invalidante de más de 6 meses con exclusión de otras enfermedades y la presencia de ciertos síntomas. Los especialistas utilizan los llamados Criterios Canadienses, cuya última revisión ha sido en 2011. Existen pruebas objetivas para estratificar la gravedad.

¿EXISTE TRATAMIENTO?

No existe en la actualidad ningún tratamiento curativo, pero si para mejorar la sintomatología, la capacidad funcional y la calidad de vida. Los tratamientos que están aplicando actualmente los especialistas en SFC/EM, siempre ajustándose a cada caso, son:

  • Terapias y suplementos para la mejora de la fatiga y los problemas del sueño, así como el dolor, los mareos y la ansiedad.
  • Abordaje específico, y a menudo de larga duración, de las infecciones recurrentes y/o cronificadas por virus, bacterias, parásitos y hongos, junto a la ingestión de probióticos y potenciadores inmunes.
  • Abordaje específico del fallo mitocondrial, la disautonomía y disfunción vegetativa. Tratamiento específico para las enfermedades comórbidas (Firomialgia, Síndrome De Piernas Inquietas, Sensibilidad Química Múltiple, etc.).
  • Revisión de la dieta nutricional atendiendo a las intolerancias alimentarias y síntomas varios (inflamación, astenia, micosis, disbiosis intestinal, etc.)

¿CUÁL ES EL PRONÓSTICO?

Suele tardarse de media 5 años en diagnosticarse desde la aparición de los síntomas, presentando una mejoría el 6-63% de los sujetos y una recuperación el 0-37%. El pronóstico es mejor en los que no presentan enfermedades psiquiátricas concomitantes y en los jóvenes.

¿PUEDO HACER ALGO PARA MEJORAR?

Es necesario implicarse en el manejo de la enfermedad, conociéndola, así como los límites personales y los recursos disponibles, lentificar la vida cotidiana, moverse en la medida de las posibilidades de cada uno, ser constante con los tratamientos y suplementos, mantener una buena alimentación e higiene del sueño.